viernes, 8 de mayo de 2015

PROFETICE EL EVANGELIO A SU PROJIMO EN ORACION


PROFETICE EL EVANGELIO A SU PROJIMO EN ORACION

Predica a tu prójimo espiritualmente con la profetización. Si no lo puedes hacer personal momentáneamente, díselo en oración.
En el lugar donde dice (APEYNOM), nombre a la persona por nombre y apellido, por la cual quiere interceder por ella.
Usted estará profetizando en oración por la persona, declarándole el mensaje bíblico de Dios para su vida, en confesión espiritual, en el reino de los cielos, a través de la oración profética. Esta sentirá el llamado de Dios espiritualmente por la intervención eclesial y tomará las decisiones existenciales correctas.
Debe confesar esta oración con fe y autoridad en el poder que Dios le ha dado a usted como hijo/a de Dios, para bendecir y declarar al hombre su pecado y lejanía espiritual.
Al confesar proféticamente esta oración, debe imaginarse que está con dicha persona hablándole el evangelio como si se lo dijera personalmente. Imprímalo y téngalo siempre a mano para interceder.

PROFETIZACION

(APEYNOM), Te profetizo: Debes arrepentirte de tu pecado adánico y práctico, porque la paga del pecado es la muerte, pero el regalo de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor Nuestro.
También debes nacer de nuevo (
APEYNOM), del agua y del Espíritu de Dios, a través de la fe que te fue dada, si quieres ver y entrar al reino de los cielos.
Recibe el perdón de Dios, la justificación, la salvación y la liberación del espíritu de condenación a través del espíritu de vida en Cristo Jesús, (
APEYNOM).
Abandona la incredulidad, el ocultismo, y la idolatría en todas sus formas (
APEYNOM).
(
APEYNOM), Acepta a Jesús de Nazareth, que es la propiciación y rescate de Dios para tu vida, en tu corazón y ser, como Hijo de Dios, crucificado y resucitado por el poder de Dios.
Renová el espíritu de vuestra mente, amando a tu prójimo como amas a Dios y a ti mismo, (
APEYNOM).
Renuncia a la vanidad, al orgullo, al egocentrismo, y a la egolatría (
APEYNOM).
Te profetizo (APEYNOM): Debes vivir en santidad y paz con todas las personas, pues nadie verá al Señor sin ella. Si es que quieres ir al cielo y no al infierno.
Sigue a Jesús para ser luz de este mundo y sal de la tierra (
APEYNOM), y no oscuridad y un esclavo del diablo.
El seguir a Jesús no es una opción sino una decisión del corazón, para cuidar el camino al árbol de la vida que habita en la ciudad celestial, (
APEYNOM).
Conoce y cumple los mandamientos bíblicos y sacramentos cristianos (
APEYNOM), con el poder de Dios y la fe en el bendito evangelio de nuestro Señor Jesucristo, para asegurar la salvación completa y el cristianismo práctico.
Además (
APEYNOM), debes congregarte y más cuando ves que aquel día del Señor se acerca, para bendición o castigo.
Sobre todo (APEYNOM), debes perdonar a tus ofensores, y pedir perdón a aquellos que heriste de alguna manera.
Aún debes santificarte y perfeccionarte en el Señor, para preparar tu corazón para la vida eterna y la morada celestial cuando Jesucristo venga otra vez, (
APEYNOM).
Alcanza (
APEYNOM), sanidad interior y todas las bendiciones del Altísimo Dios, por medio de la consejería y sometimiento eclesial.
Por todo esto, (APEYNOM), te exhorto a que tomes decisiones firmes en la búsqueda celestial para tu bien y el de los que te rodean, puesto que Dios tiene un propósito para ti en esta vida y en la venidera.
Dios quiere salvarte (
APEYNOM), hacerte un discípulo de Jesús, líder espiritual y bendición a los demás, a través de la Iglesia del Señor. Amén.
Te profetizo (APEYNOM), todo esto, en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo, Amén. Y declaro que si obedeces el llamado celestial, tu vida será bendecida grandemente.

Luego haga una oración personal a Dios por esa persona para que le abra los ojos y lo escuche a él.

por Marcelo Quiroga, ©2015.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ofrenda a este ministerio de consejería y evangelístico con tarjeta de crédito:

Déjanos un mensaje de lo que Dios te habló, o de lo que más te llamó la atención, o te gustó.

.

.

** INGRESA CON TU FAMILIA AL REINO DE LOS CIELOS A TRAVES DE ESTA ORACION: **

Haz esta oración y sé salvo y sano espiritualmente:

Repite con nosotros:

Padre y Dios mío, vengo a ti, no puedo más, estoy tan cansado/a, me siento mal, tengo mil problemas, te necesito, ayúdame por favor, creo en tí, aunque no te vea o no te sienta, perdóname por mis pecados, me arrepiento por estar lejos de ti, te pido que me perdones, a través de tu Hijo Jesucristo, lo recibo a él en mi corazón, entra Jesús en mi, tu eres mi salvador, hazme una nueva persona, lléname de tu Espíritu Santo, de tu Palabra, de tu bendición, cámbiame, mejora mi vida, mi familia, mi economía, por favor te lo pido, ten piedad de mi oh Dios, yo te doy gracias, te alabo y te bendigo, y te daré toda la gloria, la honra y la alabanza. Amén.