domingo, 25 de agosto de 2013

DIA 25 DE AGOSTO - ORACION DE SALOMON

1ra de Reyes Capítulo 3  

Salomón pide sabiduría para gobernar


Salomón hizo parentesco con Faraón rey de Egipto, pues tomó la hija de Faraón, y la trajo a la ciudad de David, entre tanto que acababa de edificar su casa, y la casa de Jehová, y los muros de Jerusalén alrededor. 

Hasta entonces el pueblo sacrificaba en los lugares altos; porque no había casa edificada al nombre de Jehová hasta aquellos tiempos. 

Mas Salomón amó a Jehová, andando en los estatutos de su padre David; solamente sacrificaba y quemaba incienso en los lugares altos. 

E iba el rey a Gabaón, porque aquél era el lugar alto principal, y sacrificaba allí; mil holocaustos sacrificaba Salomón sobre aquel altar. 

Y se le apareció Jehová a Salomón en Gabaón una noche en sueños, y le dijo Dios: Pide lo que quieras que yo te dé. 

Y Salomón dijo: Tú hiciste gran misericordia a tu siervo David mi padre, porque él anduvo delante de ti en verdad, en justicia, y con rectitud de corazón para contigo; y tú le has reservado esta tu gran misericordia, en que le diste hijo que se sentase en su trono, como sucede en este día. 

Ahora pues, Jehová Dios mío, tú me has puesto a mí tu siervo por rey en lugar de David mi padre; y yo soy joven, y no sé cómo entrar ni salir. 

Y tu siervo está en medio de tu pueblo al cual tú escogiste; un pueblo grande, que no se puede contar ni numerar por su multitud. 

Da, pues, a tu siervo corazón entendido para juzgar a tu pueblo, y para discernir entre lo bueno y lo malo; porque ¿quién podrá gobernar este tu pueblo tan grande? 
10 
Y agradó delante del Señor que Salomón pidiese esto. 
11 
Y le dijo Dios: Porque has demandado esto, y no pediste para ti muchos días, ni pediste para ti riquezas, ni pediste la vida de tus enemigos, sino que demandaste para ti inteligencia para oir juicio, 
12 
he aquí lo he hecho conforme a tus palabras; he aquí que te he dado corazón sabio y entendido, tanto que no ha habido antes de ti otro como tú, ni después de ti se levantará otro como tú. 
13 
Y aun también te he dado las cosas que no pediste, riquezas y gloria, de tal manera que entre los reyes ninguno haya como tú en todos tus días. 
14 
Y si anduvieres en mis caminos, guardando mis estatutos y mis mandamientos, como anduvo David tu padre, yo alargaré tus días. 
15 
Cuando Salomón despertó, vio que era sueño; y vino a Jerusalén, y se presentó delante del arca del pacto de Jehová, y sacrificó holocaustos y ofreció sacrificios de paz, e hizo también banquete a todos sus siervos. 
16 
En aquel tiempo vinieron al rey dos mujeres rameras, y se presentaron delante de él. 
17 
Y dijo una de ellas: ¡Ah, señor mío! Yo y esta mujer morábamos en una misma casa, y yo di a luz estando con ella en la casa. 
18 
Aconteció al tercer día después de dar yo a luz, que ésta dio a luz también, y morábamos nosotras juntas; ninguno de fuera estaba en casa, sino nosotras dos en la casa. 
19 
Y una noche el hijo de esta mujer murió, porque ella se acostó sobre él. 
20 
Y se levantó a medianoche y tomó a mi hijo de junto a mí, estando yo tu sierva durmiendo, y lo puso a su lado, y puso al lado mío su hijo muerto. 
21 
Y cuando yo me levanté de madrugada para dar el pecho a mi hijo, he aquí que estaba muerto; pero lo observé por la mañana, y vi que no era mi hijo, el que yo había dado a luz. 
22 
Entonces la otra mujer dijo: No; mi hijo es el que vive, y tu hijo es el muerto. Y la otra volvió a decir: No; tu hijo es el muerto, y mi hijo es el que vive. Así hablaban delante del rey. 
23 
El rey entonces dijo: Esta dice: Mi hijo es el que vive, y tu hijo es el muerto; y la otra dice: No, mas el tuyo es el muerto, y mi hijo es el que vive. 
24 
Y dijo el rey: Traedme una espada. Y trajeron al rey una espada. 
25 
En seguida el rey dijo: Partid por medio al niño vivo, y dad la mitad a la una, y la otra mitad a la otra. 
26 
Entonces la mujer de quien era el hijo vivo, habló al rey (porque sus entrañas se le conmovieron por su hijo), y dijo: ¡Ah, señor mío! dad a ésta el niño vivo, y no lo matéis. Mas la otra dijo: Ni a mí ni a ti; partidlo. 
27 
Entonces el rey respondió y dijo: Dad a aquélla el hijo vivo, y no lo matéis; ella es su madre. 
28 
Y todo Israel oyó aquel juicio que había dado el rey; y temieron al rey, porque vieron que había en él sabiduría de Dios para juzgar. 

DIA 24 DE AGOSTO - La dulzura de la alabanza

Salmo Capítulo 92    

La dulzura de la alabanza


Bueno es alabarte, oh Jehová, Y cantar salmos a tu nombre, oh Altísimo; 

Anunciar por la mañana tu misericordia, Y tu fidelidad cada noche, 

En el decacordio y en el salterio, En tono suave con el arpa. 

Por cuanto me has alegrado, oh Jehová, con tus obras; En las obras de tus manos me gozo. 

¡Cuán grandes son tus obras, oh Jehová! Muy profundos son tus pensamientos. 

El hombre necio no sabe, Y el insensato no entiende esto. 

Cuando brotan los impíos como la hierba, Y florecen todos los que hacen iniquidad, Es para ser destruidos eternamente. 

Mas tú, Jehová, para siempre eres Altísimo. 

Porque he aquí tus enemigos, oh Jehová, Porque he aquí, perecerán tus enemigos; Serán esparcidos todos los que hacen maldad. 
10 
Pero tú aumentarás mis fuerzas como las del búfalo; Seré ungido con aceite fresco. 
11 
Y mirarán mis ojos sobre mis enemigos; Oirán mis oídos de los que se levantaron contra mí, de los malignos. 
12 
El justo florecerá como la palmera; Crecerá como cedro en el Líbano. 
13 
Plantados en la casa de Jehová, En los atrios de nuestro Dios florecerán. 
14 
Aun en la vejez fructificarán; Estarán vigorosos y verdes, 
15 
Para anunciar que Jehová mi fortaleza es recto, Y que en él no hay injusticia. 

DIA 23 DE AGOSTO - Súplica por la restauración

Salmo Capítulo 80    

Súplica por la restauración


Oh Pastor de Israel, escucha; Tú que pastoreas como a ovejas a José, Que estás entre querubines, resplandece. 

Despierta tu poder delante de Efraín, de Benjamín y de Manasés, Y ven a salvarnos. 

Oh Dios, restáuranos; Haz resplandecer tu rostro, y seremos salvos. 

Jehová, Dios de los ejércitos, ¿Hasta cuándo mostrarás tu indignación contra la oración de tu pueblo? 

Les diste a comer pan de lágrimas, Y a beber lágrimas en gran abundancia. 

Nos pusiste por escarnio a nuestros vecinos, Y nuestros enemigos se burlan entre sí. 

Oh Dios de los ejércitos, restáuranos; Haz resplandecer tu rostro, y seremos salvos. 

Hiciste venir una vid de Egipto; Echaste las naciones, y la plantaste. 

Limpiaste sitio delante de ella, E hiciste arraigar sus raíces, y llenó la tierra. 
10 
Los montes fueron cubiertos de su sombra, Y con sus sarmientos los cedros de Dios. 
11 
Extendió sus vástagos hasta el mar, Y hasta el río sus renuevos. 
12 
¿Por qué aportillaste sus vallados, Y la vendimian todos los que pasan por el camino? 
13 
La destroza el puerco montés, Y la bestia del campo la devora. 
14 
Oh Dios de los ejércitos, vuelve ahora; Mira desde el cielo, y considera, y visita esta viña, 
15 
La planta que plantó tu diestra, Y el renuevo que para ti afirmaste. 
16 
Quemada a fuego está, asolada; Perezcan por la reprensión de tu rostro. 
17 
Sea tu mano sobre el varón de tu diestra, Sobre el hijo de hombre que para ti afirmaste. 
18 
Así no nos apartaremos de ti; Vida nos darás, e invocaremos tu nombre. 
19 
¡Oh Jehová, Dios de los ejércitos, restáuranos! Haz resplandecer tu rostro, y seremos salvos. 

DIA 22 DE AGOSTO - ORACION DE JONAS

Jonás Capítulo 2    

Jonás ora desde el vientre del pez

Entonces oró Jonás a Jehová su Dios desde el vientre del pez, 

y dijo: Invoqué en mi angustia a Jehová, y él me oyó; Desde el seno del Seol clamé, Y mi voz oíste. 

Me echaste a lo profundo, en medio de los mares, Y me rodeó la corriente; Todas tus ondas y tus olas pasaron sobre mí. 

Entonces dije: Desechado soy de delante de tus ojos; Mas aún veré tu santo templo. 

Las aguas me rodearon hasta el alma, Rodeóme el abismo; El alga se enredó a mi cabeza. 

Descendí a los cimientos de los montes; La tierra echó sus cerrojos sobre mí para siempre; Mas tú sacaste mi vida de la sepultura, oh Jehová Dios mío. 

Cuando mi alma desfallecía en mí, me acordé de Jehová, Y mi oración llegó hasta ti en tu santo templo. 

Los que siguen vanidades ilusorias, Su misericordia abandonan. 

Mas yo con voz de alabanza te ofreceré sacrificios; Pagaré lo que prometí. La salvación es de Jehová. 
10 
Y mandó Jehová al pez, y vomitó a Jonás en tierra.


DIA 21 DE AGOSTO - Cántico a Jehová por la liberación

Capítulo 15      

Cántico a Jehová por la liberación


Entonces cantó Moisés y los hijos de Israel este cántico a Jehová, y dijeron: Cantaré yo a Jehová, porque se ha magnificado grandemente; Ha echado en el mar al caballo y al jinete. 

Jehová es mi fortaleza y mi cántico, Y ha sido mi salvación. Este es mi Dios, y lo alabaré; Dios de mi padre, y lo enalteceré. 

Jehová es varón de guerra; Jehová es su nombre. 

Echó en el mar los carros de Faraón y su ejército; Y sus capitanes escogidos fueron hundidos en el Mar Rojo. 

Los abismos los cubrieron; Descendieron a las profundidades como piedra. 

Tu diestra, oh Jehová, ha sido magnificada en poder; Tu diestra, oh Jehová, ha quebrantado al enemigo. 

Y con la grandeza de tu poder has derribado a los que se levantaron contra ti. Enviaste tu ira; los consumió como a hojarasca. 

Al soplo de tu aliento se amontonaron las aguas; Se juntaron las corrientes como en un montón; Los abismos se cuajaron en medio del mar. 

El enemigo dijo: Perseguiré, apresaré, repartiré despojos; Mi alma se saciará de ellos; Sacaré mi espada, los destruirá mi mano. 
10 
Soplaste con tu viento; los cubrió el mar; Se hundieron como plomo en las impetuosas aguas. 
11 
¿Quién como tú, oh Jehová, entre los dioses? ¿Quién como tú, magnífico en santidad, Terrible en maravillosas hazañas, hacedor de prodigios? 
12 
Extendiste tu diestra; La tierra los tragó. 
13 
Condujiste en tu misericordia a este pueblo que redimiste; Lo llevaste con tu poder a tu santa morada. 
14 
Lo oirán los pueblos, y temblarán; Se apoderará dolor de la tierra de los filisteos. 
15 
Entonces los caudillos de Edom se turbarán; A los valientes de Moab les sobrecogerá temblor; Se acobardarán todos los moradores de Canaán. 
16 
Caiga sobre ellos temblor y espanto; A la grandeza de tu brazo enmudezcan como una piedra; Hasta que haya pasado tu pueblo, oh Jehová, Hasta que haya pasado este pueblo que tú rescataste. 
17 
Tú los introducirás y los plantarás en el monte de tu heredad, En el lugar de tu morada, que tú has preparado, oh Jehová, En el santuario que tus manos, 2 oh Jehová, han afirmado. 
18 
Jehová reinará eternamente y para siempre. 
19 
Porque Faraón entró cabalgando con sus carros y su gente de a caballo en el mar, y Jehová hizo volver las aguas del mar sobre ellos; mas los hijos de Israel pasaron en seco por en medio del mar. 
20 
Y María la profetisa, hermana de Aarón, tomó un pandero en su mano, y todas las mujeres salieron en pos de ella con panderos y danzas. 
21 
Y María les respondía: Cantad a Jehová, porque en extremo se ha engrandecido; Ha echado en el mar al caballo y al jinete. 
22 
E hizo Moisés que partiese Israel del Mar Rojo, y salieron al desierto de Shur; y anduvieron tres días por el desierto sin hallar agua. 
23 
Y llegaron a Mara, y no pudieron beber las aguas de Mara, porque eran amargas; por eso le pusieron el nombre de Mara. 
24 
Entonces el pueblo murmuró contra Moisés, y dijo: ¿Qué hemos de beber? 
25 
Y Moisés clamó a Jehová, y Jehová le mostró un árbol; y lo echó en las aguas, y las aguas se endulzaron. Allí les dio estatutos y ordenanzas, y allí los probó; 
26 
y dijo: Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador. 
27 
Y llegaron a Elim, donde había doce fuentes de aguas, y setenta palmeras; y acamparon allí junto a las aguas. 

martes, 20 de agosto de 2013

DIA 20 DE AGOSTO - SALMO 40 - ORACION DE VICTORIA A DIOS

Capítulo 40     

Testimonio de la salvación divina


Pacientemente esperé a Jehová, Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor. 

Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos. 

Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos, y temerán, Y confiarán en Jehová. 

Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza, Y no mira a los soberbios, ni a los que se desvían tras la mentira. 

Has aumentado, oh Jehová Dios mío, tus maravillas; Y tus pensamientos para con nosotros, No es posible contarlos ante ti. Si yo anunciare y hablare de ellos, No pueden ser enumerados. 

Sacrificio y ofrenda no te agrada; Has abierto mis oídos; Holocausto y expiación no has demandado. 

Entonces dije: He aquí, vengo; En el rollo del libro está escrito de mí; 

El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, Y tu ley está en medio de mi corazón. 

He anunciado justicia en grande congregación; He aquí, no refrené mis labios, Jehová, tú lo sabes. 

No encubrí tu justicia dentro de mi corazón; He publicado tu fidelidad y tu salvación; No oculté tu misericordia y tu verdad en grande asamblea. 

Jehová, no retengas de mí tus misericordias; Tu misericordia y tu verdad me guarden siempre. 

Porque me han rodeado males sin número; Me han alcanzado mis maldades, y no puedo levantar la vista. Se han aumentado más que los cabellos de mi cabeza, y mi corazón me falla. 

Quieras, oh Jehová, librarme; Jehová, apresúrate a socorrerme. 

Sean avergonzados y confundidos a una Los que buscan mi vida para destruirla. Vuelvan atrás y avergüéncense Los que mi mal desean; 

Sean asolados en pago de su afrenta Los que me dicen: ¡Ea, ea! 

Gócense y alégrense en ti todos los que te buscan, Y digan siempre los que aman tu salvación: Jehová sea enaltecido. 

Aunque afligido yo y necesitado, Jehová pensará en mí. Mi ayuda y mi libertador eres tú; Dios mío, no te tardes. 

DIA 19 DE AGOSTO - ORACION DE ALABANZA A DIOS

Capítulo 147      

Alabanza al Dios providente


Alabad a JAH, Porque es bueno cantar salmos a nuestro Dios; Porque suave y hermosa es la alabanza. 

Jehová edifica a Jerusalén; A los desterrados de Israel recogerá. 

El sana a los quebrantados de corazón, Y venda sus heridas. 

El cuenta el número de las estrellas; A todas ellas llama por sus nombres. 

Grande es el Señor nuestro, y de mucho poder; Y su entendimiento es infinito. 

Jehová exalta a los humildes, Y humilla a los impíos hasta la tierra. 

Cantad a Jehová con alabanza, Cantad con arpa a nuestro Dios. 

El es quien cubre de nubes los cielos, El que prepara la lluvia para la tierra, El que hace a los montes producir hierba. 

El da a la bestia su mantenimiento, Y a los hijos de los cuervos que claman. 

No se deleita en la fuerza del caballo, Ni se complace en la agilidad del hombre. 

Se complace Jehová en los que le temen, Y en los que esperan en su misericordia. 

Alaba a Jehová, Jerusalén; Alaba a tu Dios, oh Sion. 

Porque fortificó los cerrojos de tus puertas; Bendijo a tus hijos dentro de ti. 

El da en tu territorio la paz; Te hará saciar con lo mejor del trigo. 

El envía su palabra a la tierra; Velozmente corre su palabra. 

Da la nieve como lana, Y derrama la escarcha como ceniza. 

Echa su hielo como pedazos; Ante su frío, ¿quién resistirá? 

Enviará su palabra, y los derretirá; Soplará su viento, y fluirán las aguas. 

Ha manifestado sus palabras a Jacob, Sus estatutos y sus juicios a Israel. 

No ha hecho así con ninguna otra de las naciones; Y en cuanto a sus juicios, no los conocieron. Aleluya. 

DIA 18 DE AGOSTO - ORACION INDUCTIVA

Salmo Capítulo 103     

Alabanza de un alma agradecida


Bendice, alma mía, a Jehová, Y bendiga todo mi ser su santo nombre. 

Bendice, alma mía, a Jehová, Y no olvides ninguno de sus beneficios. 

El es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias; 

El que rescata del hoyo tu vida, El que te corona de favores y misericordias; 

El que sacia de bien tu boca De modo que te rejuvenezcas como el águila. 

Jehová es el que hace justicia Y derecho a todos los que padecen violencia. 

Sus caminos notificó a Moisés, Y a los hijos de Israel sus obras. 

Misericordioso y clemente es Jehová; Lento para la ira, y grande en misericordia. 

No contenderá para siempre, Ni para siempre guardará el enojo. 

No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades, Ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados. 

Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, Engrandeció su misericordia sobre los que le temen. 

Cuanto está lejos el oriente del occidente, Hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones. 

Como el padre se compadece de los hijos, Se compadece Jehová de los que le temen. 

Porque él conoce nuestra condición; Se acuerda de que somos polvo. 

El hombre, como la hierba son sus días; Florece como la flor del campo, 

Que pasó el viento por ella, y pereció, Y su lugar no la conocerá más. 

Mas la misericordia de Jehová es desde la eternidad y hasta la eternidad sobre los que le temen, Y su justicia sobre los hijos de los hijos; 

Sobre los que guardan su pacto, Y los que se acuerdan de sus mandamientos para ponerlos por obra. 

Jehová estableció en los cielos su trono, Y su reino domina sobre todos. 

Bendecid a Jehová, vosotros sus ángeles, Poderosos en fortaleza, que ejecutáis su palabra, Obedeciendo a la voz de su precepto. 

Bendecid a Jehová, vosotros todos sus ejércitos, Ministros suyos, que hacéis su voluntad. 

Bendecid a Jehová, vosotras todas sus obras, En todos los lugares de su señorío. Bendice, alma mía, a Jehová. 

DIA 17 DE AGOSTO - ORACION DE MOISES

Salmo Capítulo 90     

El Dios eterno y el hombre fugaz



Señor, tú nos has sido refugio De generación en generación. 

Antes que naciesen los montes Y formases la tierra y el mundo, Desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios. 

Vuelves al hombre hasta ser quebrantado, Y dices: Convertíos, hijos de los hombres. 

Porque mil años delante de tus ojos Son como el día de ayer, que pasó, Y como una de las vigilias de la noche. 

Los arrebatas como con torrente de aguas; son como sueño, Como la hierba que crece en la mañana. 

En la mañana florece y crece; A la tarde es cortada, y se seca. 

Porque con tu furor somos consumidos, Y con tu ira somos turbados. 

Pusiste nuestras maldades delante de ti, Nuestros yerros a la luz de tu rostro. 

Porque todos nuestros días declinan a causa de tu ira; Acabamos nuestros años como un pensamiento. 

Los días de nuestra edad son setenta años; Y si en los más robustos son ochenta años, Con todo, su fortaleza es molestia y trabajo, Porque pronto pasan, y volamos. 

¿Quién conoce el poder de tu ira, Y tu indignación según que debes ser temido? 

Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, Que traigamos al corazón sabiduría. 

Vuélvete, oh Jehová; ¿hasta cuándo? Y aplácate para con tus siervos. 

De mañana sácianos de tu misericordia, Y cantaremos y nos alegraremos todos nuestros días. 

Alégranos conforme a los días que nos afligiste, Y los años en que vimos el mal. 

Aparezca en tus siervos tu obra, Y tu gloria sobre sus hijos. 

Sea la luz de Jehová nuestro Dios sobre nosotros, Y la obra de nuestras manos confirma sobre nosotros; Sí, la obra de nuestras manos confirma. 

viernes, 16 de agosto de 2013

DIA 16 DE AGOSTO - Oración de Daniel por su pueblo

Daniel Capítulo 9      

Oración de Daniel por su pueblo

Y volví mi rostro a Dios el Señor, buscándole en oración y ruego, en ayuno, cilicio y ceniza. Y oré a Jehová mi Dios e hice confesión diciendo: 

Ahora, Señor, Dios grande, digno de ser temido, que guardas el pacto y la misericordia con los que te aman y guardan tus mandamientos; hemos pecado, hemos cometido iniquidad, hemos hecho impíamente, y hemos sido rebeldes, y nos hemos apartado de tus mandamientos y de tus ordenanzas. No hemos obedecido a tus siervos los profetas, que en tu nombre hablaron a nuestros reyes, a nuestros príncipes, a nuestros padres y a todo el pueblo de la tierra. Tuya es, Señor, la justicia, y nuestra la confusión de rostro, como en el día de hoy lleva todo hombre de Judá, los moradores de Jerusalén, y todo Israel, los de cerca y los de lejos, en todas las tierras adonde los has echado a causa de su rebelión con que se rebelaron contra ti. Oh Jehová, nuestra es la confusión de rostro, de nuestros reyes, de nuestros príncipes y de nuestros padres; porque contra ti pecamos. De Jehová nuestro Dios es el tener misericordia y el perdonar, aunque contra él nos hemos rebelado, y no obedecimos a la voz de Jehová nuestro Dios, para andar en sus leyes que él puso delante de nosotros por medio de sus siervos los profetas. Todo Israel traspasó tu ley apartándose para no obedecer tu voz; por lo cual ha caído sobre nosotros la maldición y el juramento que está escrito en la ley de Moisés, siervo de Dios; porque contra él pecamos. Y él ha cumplido la palabra que habló contra nosotros y contra nuestros jefes que nos gobernaron, trayendo sobre nosotros tan grande mal; pues nunca fue hecho debajo del cielo nada semejante a lo que se ha hecho contra Jerusalén. Conforme está escrito en la ley de Moisés, todo este mal vino sobre nosotros; y no hemos implorado el favor de Jehová nuestro Dios, para convertirnos de nuestras maldades y entender tu verdad. Por tanto, Jehová veló sobre el mal y lo trajo sobre nosotros; porque justo es Jehová nuestro Dios en todas sus obras que ha hecho, porque no obedecimos a su voz. Ahora pues, Señor Dios nuestro, que sacaste tu pueblo de la tierra de Egipto con mano poderosa, y te hiciste renombre cual lo tienes hoy; hemos pecado, hemos hecho impíamente. Oh Señor, conforme a todos tus actos de justicia, apártese ahora tu ira y tu furor de sobre tu ciudad Jerusalén, tu santo monte; porque a causa de nuestros pecados, y por la maldad de nuestros padres, Jerusalén y tu pueblo son el oprobio de todos en derredor nuestro. Ahora pues, Dios nuestro, oye la oración de tu siervo, y sus ruegos; y haz que tu rostro resplandezca sobre tu santuario asolado, por amor del Señor. Inclina, oh Dios mío, tu oído, y oye; abre tus ojos, y mira nuestras desolaciones, y la ciudad sobre la cual es invocado tu nombre; porque no elevamos nuestros ruegos ante ti confiados en nuestras justicias, sino en tus muchas misericordias. Oye, Señor; oh Señor, perdona; presta oído, Señor, y hazlo; no tardes, por amor de ti mismo, Dios mío; porque tu nombre es invocado sobre tu ciudad y sobre tu pueblo.

DIA 15 DE AGOSTO - Plegaria en el sufrimiento

Salmos Capítulo 38     

Plegaria en el sufrimiento


Jehová, no me reprendas en tu furor, Ni me castigues en tu ira. 

Porque tus saetas cayeron sobre mí, Y sobre mí ha descendido tu mano. 

Nada hay sano en mi carne, a causa de tu ira; Ni hay paz en mis huesos, a causa de mi pecado. 

Porque mis iniquidades se han agravado sobre mi cabeza; Como carga pesada se han agravado sobre mí. 

Hieden y supuran mis llagas, A causa de mi locura. 

Estoy encorvado, estoy humillado en gran manera, Ando enlutado todo el día. 

Porque mis lomos están llenos de ardor, Y nada hay sano en mi carne. 

Estoy debilitado y molido en gran manera; Gimo a causa de la conmoción de mi corazón. 

Señor, delante de ti están todos mis deseos, Y mi suspiro no te es oculto. 

Mi corazón está acongojado, me ha dejado mi vigor, Y aun la luz de mis ojos me falta ya. 

Mis amigos y mis compañeros se mantienen lejos de mi plaga, Y mis cercanos se han alejado. 

Los que buscan mi vida arman lazos, Y los que procuran mi mal hablan iniquidades, Y meditan fraudes todo el día. 

Mas yo, como si fuera sordo, no oigo; Y soy como mudo que no abre la boca. 

Soy, pues, como un hombre que no oye, Y en cuya boca no hay reprensiones. 

Porque en ti, oh Jehová, he esperado; Tú responderás, Jehová Dios mío. 

Dije: No se alegren de mí; Cuando mi pie resbale, no se engrandezcan sobre mí. 

Pero yo estoy a punto de caer, Y mi dolor está delante de mí continuamente. 

Por tanto, confesaré mi maldad, Y me contristaré por mi pecado. 

Porque mis enemigos están vivos y fuertes, Y se han aumentado los que me aborrecen sin causa. 

Los que pagan mal por bien Me son contrarios, por seguir yo lo bueno. 

No me desampares, oh Jehová; Dios mío, no te alejes de mí. 

Apresúrate a ayudarme, Oh Señor, mi salvación. 

martes, 13 de agosto de 2013

DIA 13 DE AGOSTO - La oración de un hombre justo

La Biblia, Antiguo Testamento, Salmos Capítulo 17     

La oración de un hombre justo


Oye, oh Jehová, una causa justa; está atento a mi clamor. Escucha mi oración hecha de labios sin engaño. 

De tu presencia proceda mi vindicación; Vean tus ojos la rectitud. 

Tú has probado mi corazón, me has visitado de noche; Me has puesto a prueba, y nada inicuo hallaste; He resuelto que mi boca no haga transgresión. 

En cuanto a las obras humanas, por la palabra de tus labios Yo me he guardado de las sendas de los violentos. 

Sustenta mis pasos en tus caminos, Para que mis pies no resbalen. 

Yo te he invocado, por cuanto tú me oirás, oh Dios; Inclina a mí tu oído, escucha mi palabra. 

Muestra tus maravillosas misericordias, tú que salvas a los que se refugian a tu diestra, De los que se levantan contra ellos. 

Guárdame como a la niña de tus ojos; Escóndeme bajo la sombra de tus alas, 

De la vista de los malos que me oprimen, De mis enemigos que buscan mi vida. 

Envueltos están con su grosura; Con su boca hablan arrogantemente. 

Han cercado ahora nuestros pasos; Tienen puestos sus ojos para echarnos por tierra. 

Son como león que desea hacer presa, Y como leoncillo que está en su escondite. 

Levántate, oh Jehová; Sal a su encuentro, póstrales; Libra mi alma de los malos con tu espada, 

De los hombres con tu mano, oh Jehová, De los hombres mundanos, cuya porción la tienen en esta vida, Y cuyo vientre está lleno de tu tesoro. Sacian a sus hijos, Y aun sobra para sus pequeñuelos. 

En cuanto a mí, veré tu rostro en justicia; Estaré satisfecho cuando despierte a tu semejanza. 

lunes, 12 de agosto de 2013

DIA 12 DE AGOSTO - EL CORDERO ABRE EL LIBRO

Apocalipsis Capítulo 5     

El Cordero abre el libro


Y vi en la mano derecha del que estaba sentado en el trono un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos. 

Y vi a un ángel fuerte que pregonaba a gran voz: ¿Quién es digno de abrir el libro y desatar sus sellos? 

Y ninguno, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro, ni aun mirarlo. 

Y lloraba yo mucho, porque no se había hallado a ninguno digno de abrir el libro, ni de leerlo, ni de mirarlo. 

Y uno de los ancianos me dijo: No llores. He aquí que el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos. 

Y miré, y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes, y en medio de los ancianos, estaba en pie un Cordero como inmolado, que tenía siete cuernos, y siete ojos, los cuales son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra. 

Y vino, y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono. 

Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos; 

y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; 

y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra. 

Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono, y de los seres vivientes, y de los ancianos; y su número era millones de millones, 

que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza. 

Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos. 

Los cuatro seres vivientes decían: Amén; y los veinticuatro ancianos se postraron sobre sus rostros y adoraron al que vive por los siglos de los siglos. 


domingo, 11 de agosto de 2013

DIA 11 DE AGOSTO - LA ADORACION ALREDEDOR DEL TRONO

Capítulo 4     

La adoración alrededor del trono


Después de esto miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí, como de trompeta, hablando conmigo, dijo: Sube acá, y yo te mostraré las cosas que sucederán después de estas. 

Y al instante yo estaba en el Espíritu; y he aquí, un trono establecido en el cielo, y en el trono, uno sentado. 

Y el aspecto del que estaba sentado era semejante a piedra de jaspe y de cornalina; y había alrededor del trono un arco iris, semejante en aspecto a la esmeralda. 

Y alrededor del trono había veinticuatro tronos; y vi sentados en los tronos a veinticuatro ancianos, vestidos de ropas blancas, con coronas de oro en sus cabezas. 

Y del trono salían relámpagos y truenos y voces; y delante del trono ardían siete lámparas de fuego, las cuales son los siete espíritus de Dios. 

Y delante del trono había como un mar de vidrio semejante al cristal; y junto al trono, y alrededor del trono, cuatro seres vivientes llenos de ojos delante y detrás. 

El primer ser viviente era semejante a un león; el segundo era semejante a un becerro; el tercero tenía rostro como de hombre; y el cuarto era semejante a un águila volando. 

Y los cuatro seres vivientes tenían cada uno seis alas, y alrededor y por dentro estaban llenos de ojos; y no cesaban día y noche de decir: Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir. 

Y siempre que aquellos seres vivientes dan gloria y honra y acción de gracias al que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos, 

los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y echan sus coronas delante del trono, diciendo: 

Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas. 

DIA 10 DE AGOSTO - ORACION PIDIENDO VINDICACION

Salmo 7

Oración pidiendo vindicación


Jehová Dios mío, en ti he confiado; Sálvame de todos los que me persiguen, y líbrame, 

No sea que desgarren mi alma cual león, Y me destrocen sin que haya quien me libre. 

Jehová Dios mío, si yo he hecho esto, Si hay en mis manos iniquidad; 

Si he dado mal pago al que estaba en paz conmigo (Antes he libertado al que sin causa era mi enemigo), 

Persiga el enemigo mi alma, y alcáncela; Huelle en tierra mi vida, Y mi honra ponga en el polvo. Selah 

Levántate, oh Jehová, en tu ira; Alzate en contra de la furia de mis angustiadores, Y despierta en favor mío el juicio que mandaste. 

Te rodeará congregación de pueblos, Y sobre ella vuélvete a sentar en alto. 

Jehová juzgará a los pueblos; Júzgame, oh Jehová, conforme a mi justicia, Y conforme a mi integridad. 

Fenezca ahora la maldad de los inicuos, mas establece tú al justo; Porque el Dios justo prueba la mente y el corazón. 

Mi escudo está en Dios, Que salva a los rectos de corazón. 

Dios es juez justo, Y Dios está airado contra el impío todos los días. 

Si no se arrepiente, él afilará su espada; Armado tiene ya su arco, y lo ha preparado. 

Asimismo ha preparado armas de muerte, Y ha labrado saetas ardientes. 

He aquí, el impío concibió maldad, Se preñó de iniquidad, Y dio a luz engaño. 

Pozo ha cavado, y lo ha ahondado; Y en el hoyo que hizo caerá. 

Su iniquidad volverá sobre su cabeza, Y su agravio caerá sobre su propia coronilla. 

Alabaré a Jehová conforme a su justicia, Y cantaré al nombre de Jehová el Altísimo. 


viernes, 9 de agosto de 2013

DIA 9 DE AGOSTO - ORACION DE UN ANCIANO

Salmo Capítulo 71      

Oración de un anciano en peligro


En ti, oh Jehová, me he refugiado; No sea yo avergonzado jamás. 

Socórreme y líbrame en tu justicia; Inclina tu oído y sálvame. 

Sé para mí una roca de refugio, adonde recurra yo continuamente. Tú has dado mandamiento para salvarme, Porque tú eres mi roca y mi fortaleza. 

Dios mío, líbrame de la mano del impío, De la mano del perverso y violento. 

Porque tú, oh Señor Jehová, eres mi esperanza, Seguridad mía desde mi juventud. 

En ti he sido sustentado desde el vientre; De las entrañas de mi madre tú fuiste el que me sacó; De ti será siempre mi alabanza. 

Como prodigio he sido a muchos, Y tú mi refugio fuerte. 

Sea llena mi boca de tu alabanza, De tu gloria todo el día. 

No me deseches en el tiempo de la vejez; Cuando mi fuerza se acabare, no me desampares. 

Porque mis enemigos hablan de mí, Y los que acechan mi alma consultaron juntamente, 

Diciendo: Dios lo ha desamparado; Perseguidle y tomadle, porque no hay quien le libre. 

Oh Dios, no te alejes de mí; Dios mío, acude pronto en mi socorro. 

Sean avergonzados, perezcan los adversarios de mi alma; Sean cubiertos de vergüenza y de confusión los que mi mal buscan. 

Mas yo esperaré siempre, Y te alabaré más y más. 

Mi boca publicará tu justicia Y tus hechos de salvación todo el día, Aunque no sé su número. 

Vendré a los hechos poderosos de Jehová el Señor; Haré memoria de tu justicia, de la tuya sola. 

Oh Dios, me enseñaste desde mi juventud, Y hasta ahora he manifestado tus maravillas. 

Aun en la vejez y las canas, oh Dios, no me desampares, Hasta que anuncie tu poder a la posteridad, Y tu potencia a todos los que han de venir, 

Y tu justicia, oh Dios, hasta lo excelso. Tú has hecho grandes cosas; Oh Dios, ¿quién como tú? 

Tú, que me has hecho ver muchas angustias y males, Volverás a darme vida, Y de nuevo me levantarás de los abismos de la tierra. 

Aumentarás mi grandeza, Y volverás a consolarme. 

Asimismo yo te alabaré con instrumento de salterio, Oh Dios mío; tu verdad cantaré a ti en el arpa, Oh Santo de Israel. 

Mis labios se alegrarán cuando cante a ti, Y mi alma, la cual redimiste. 

Mi lengua hablará también de tu justicia todo el día; Por cuanto han sido avergonzados, porque han sido confundidos los que mi mal procuraban. 

DIA 8 DE AGOSTO - LOS APOSTOLES ORAN A DIOS

LOS APOSTOLES ORAN A DIOS (Hechos 4:24-31)


Y ellos, habiéndolo oído, alzaron unánimes la voz a Dios, y dijeron: Soberano Señor, tú eres el Dios que hiciste el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay; 

que por boca de David tu siervo dijiste: ¿Por qué se amotinan las gentes, Y los pueblos piensan cosas vanas? 

Se reunieron los reyes de la tierra, Y los príncipes se juntaron en uno Contra el Señor, y contra su Cristo. 

Porque verdaderamente se unieron en esta ciudad contra tu santo Hijo Jesús, a quien ungiste, Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y el pueblo de Israel, 

para hacer cuanto tu mano y tu consejo habían antes determinado que sucediera. 

Y ahora, Señor, mira sus amenazas, y concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra, 

mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades y señales y prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Jesús. 

Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios. 


DIA 7 DE AGOSTO - JESUS ORA POR SUS DISCIPULOS

Oración de Jesús por sus discípulos

 
Estas cosas habló Jesús, y levantando los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que también tu Hijo te glorifique a ti; 
 
como le has dado potestad sobre toda carne, para que dé vida eterna a todos los que le diste. 
 
Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado. 
 
Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese. 
 
Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese. 
 
He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; tuyos eran, y me los diste, y han guardado tu palabra. 
 
Ahora han conocido que todas las cosas que me has dado, proceden de ti; 
 
porque las palabras que me diste, les he dado; y ellos las recibieron, y han conocido verdaderamente que salí de ti, y han creído que tú me enviaste. 
 
Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me diste; porque tuyos son, 
 
y todo lo mío es tuyo, y lo tuyo mío; y he sido glorificado en ellos. 
 
Y ya no estoy en el mundo; mas éstos están en el mundo, y yo voy a ti. Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros. 
 
Cuando estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en tu nombre; a los que me diste, yo los guardé, y ninguno de ellos se perdió, sino el hijo de perdición, para que la Escritura se cumpliese. 
 
Pero ahora voy a ti; y hablo esto en el mundo, para que tengan mi gozo cumplido en sí mismos. 
 
Yo les he dado tu palabra; y el mundo los aborreció, porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. 
 
No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal. 
 
No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. 
 
Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad. 
 
Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo. 
 
Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad. 
 
Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, 
 
para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. 
 
La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. 
 
Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado. 
 
Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del mundo. 
 
Padre justo, el mundo no te ha conocido, pero yo te he conocido, y éstos han conocido que tú me enviaste. 
 
Y les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer aún, para que el amor con que me has amado, esté en ellos, y yo en ellos. 

DIA 6 DE AGOSTO - ORACION DEL PADRE NUESTRO

Oración del Padre Nuestro , 

San Mateo 6:9-13 

Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino, sea hecha tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén. 

lunes, 5 de agosto de 2013

DIA 05 DE AGOSTO - ORACION CLAMOROSA

Repite con tu boca esta oración, con fe y esperanza en el obrar de Dios.

Señor Dios Todo poderoso, te day gracias en este día, por tu presencia sobre mi y por todas las bendiciones que estás derramando. Gracias por otro día mas de vida, por el aire, el sol, la familia, los amigos y tu compañía constante.

Te pido perdón por si en algo te he fallado o defraudado. Perdóname Dios mío, porque soy pecador, en pensamiento,en palabra y en actos, y es por ello que ruego tu perdón y limpieza espiritual con tu sangre preciosa derramada a través de tu Hijo Jesucristo.

Con tu ayuda, perdono en oración a toda persona que me haya hecho algún mal, o perjudicado, o hablado mal de mi. Así como tu me perdonas yo lo perdono oh Dios, conforme a tu mandamiento bíblico.

Dios te gloria te pido por mis necesidades. Tu dices que ya la conoces, pero que necesitas que te pidamos a ti. Mira mis necesidades familiares, laborales, sociales y económicas y súplelas oh Dios. Mis fuerzas son limitadas. Tu eres Dios de todo poder y gloria y el que dijo "Pídeme y te daré".

No solo pido por mi, sino que intercedo por los demás en oración. Toca mi familia, familiares, amigos, vecinos, compañeros de
trabajo y estudio, por los enfermos, por los niños, por mi país, para que tu mano de misericordia se mueva sobre ellas. Bendícelos oh Dios.

Y ahora, conforme a la autoridad que tu me das en tu palabra, ato y reprendo a todo espíritu de las tinieblas que está perjudicando mi vida y familia, en el Nombre de Jesús, y con el poder de Dios le ordeno que deje mi vida en esta hora. Diablo suelta mi vida y familia, te lo ordeno en el Nombre del Padre Dios, del Hijo Jesucristo y del Espíritu Santo.

Bendito Señor, tu palabra me promete liberación, poder y sanidad, además de prosperidad. Te imploro en esta hora que obres un milagro en mi vida y familia, lo necesito Señor, quiero ver tu gloria y amor por nuestras vidas.

Querido Señor, te doy gracias, porque sé que tu me escuchaste y haz de obrar sobre nosotros con tu gracia y compasión eternas. Por favor Dios mío, que venga tu bendición sobre nosotros. Amén.

(Quede en silencio, esperando que Dios le hable a través de una voz audible o intuición; que hable a su mente, corazón, alma, espíritu, y le revele su amor y voluntad);
(Lectura bíblica de algún capítulo de la Biblia, abrir la Biblia y buscar algo para leer, o dejar que el Espíritu Santo le dirija a algún pasaje en especial. Meditar sobre el mismo, aprender algún pasaje de memoria, dejar que Dios le hable a través de su palabra, tomar decisiones conforme a ella, y comenzar a practicarla).


Complete su devoción a Dios con:

Leer la Biblia
Escuchar música cristiana para el alma
Congregarse espiritualmente
Recibir ayuda espiritual

Ofrenda a este ministerio de consejería y evangelístico con tarjeta de crédito:

Déjanos un mensaje de lo que Dios te habló, o de lo que más te llamó la atención, o te gustó.

.

.

** INGRESA CON TU FAMILIA AL REINO DE LOS CIELOS A TRAVES DE ESTA ORACION: **

Haz esta oración y sé salvo y sano espiritualmente:

Repite con nosotros:

Padre y Dios mío, vengo a ti, no puedo más, estoy tan cansado/a, me siento mal, tengo mil problemas, te necesito, ayúdame por favor, creo en tí, aunque no te vea o no te sienta, perdóname por mis pecados, me arrepiento por estar lejos de ti, te pido que me perdones, a través de tu Hijo Jesucristo, lo recibo a él en mi corazón, entra Jesús en mi, tu eres mi salvador, hazme una nueva persona, lléname de tu Espíritu Santo, de tu Palabra, de tu bendición, cámbiame, mejora mi vida, mi familia, mi economía, por favor te lo pido, ten piedad de mi oh Dios, yo te doy gracias, te alabo y te bendigo, y te daré toda la gloria, la honra y la alabanza. Amén.